Este viaje ha sido testigo, además de partícipe, de un antes y un después en mi vida. No llegó en el mejor momento personal ni emocional, pero quizás eso lo hizo todavía más intenso y significativo para mí. Cuando esperas un viaje con tantas ganas, durante tanto tiempo, es difícil que las espectativas no lo estropeen, más todavía si las circunstancias pesan sobre ti en ese momento; sin embargo, Japón superó con creces todo lo que esperaba y fue mucho más allá, dejándome enamorado de su cultura y su gente y con unas ganas tremendas de regresar, y de sonreír.

El plan que seguimos en Japón es el siguiente: Tokyo (1 día), Kyoto (2 días), Hiroshima (1 día) y Tokyo (3 días). Así pues...

El sábado día 27 de marzo de 2010 llegamos a Madrid, para pasar allí la noche y salir al día siguiente por la mañana hacia Tokyo. Hasta el día 29 por la mañana no llegaríamos a Japón. Nos alojamos en un hotel muy recomendable que está cerca de Barajas y que, además, tiene servicio gratuito de autobuses que te llevan a (y recogen de, según el caso) las diferentes terminales del aeropuerto.


Las vistas desde nuestra habitación antes de acostarnos.

El hotel se llama täCH by Clementhoteles, es un hotel de 4 estrellas y la habitación doble puede salir por unos 35 € por persona. No es excesivamente barato, pero tampoco muy caro, y si no os importa gastaros ese dinero tenéis transporte gratis al aeropuerto y además un hotel muy lujoso y confortable, situado en una zona muy tranquila y silenciosa, muy cerca del aeropuerto y con un trato muy amable y atento.

Ese día cenamos en el restaurante del hotel y pronto nos fuimos a dormir para estar descansados en la batalla contra el jet lag. Cuando vas a estar casi un día entero viajando y a pasar más de 14 horas en un avión es difícil saber cómo va a reaccionar tu cuerpo, así que es mejor estar bien descansado. Afortunadamente, todo fue bien en nuestro caso.


Aeropouerto de Madrid, Barajas, antes de embarcar hacia Londres.

A la mañana siguiente, nos levantamos temprano para emprender nuestro viaje. El trayecto es el siguiente (recordemos que, debido al horario de verano español, en Londres era una hora menos que en Madrid y en Tokyo 7 más que en Madrid, 8 más que en Londres):

· Madrid, Barajas (9.55 h) - Londres, Heathrow (11.15 h) - Iberia
· Londres, Heathrow (13.45 h) - Tokyo, Narita (9.30 h del día siguiente) - Virgin Atlantic


Trayecto Madrid - Londres en el aire


Llegada al aeropuerto de Londres, Heathrow.

En realidad, al llegar a la puerta de embarque de Heathrow ya empezamos a sentirnos en Japón, pues estamos absolutamente rodeados de japoneses preparados para viajar a su país en el mismo avión que nosotros. Y mientras nos comemos el último bocado del menú que nos compramos en el aeropuerto (bastante caro, eso sí, cuidado con los precios en Heathrow, que además son en libras), abren la puerta de embarque.

De la compañía británica Virgin Atlantic no puedo hablar más que cosas buenas y recomendarla encarecidamente. El trato fue maravilloso, con muchísima amabilidad y dedicación para resolverte cualquier problema, con mucha competencia. Nos dieron de comer varias veces, con diferentes opciones disponibles orientales y occidentales y una comida bastante rica y sabrosa. Cada poco tiempo pasaban ofreciendo agua, zumo de naranja, té, café, helados, etc. Además, había unas máquinas integradas en el avión donde podías ir y servirte agua tú mismo (gratis, se entiende).


Aviones de la compañía británica Virgin Atlantic a nuestra llegada a Londres.

Abundancia de lavabos, bastante espacio para las piernas con respecto al asiento delantero, cabecera del asiento adaptable para poder dormir bien... Cada pasajero, además, dispone de un kit con cepillo de dientes, manta, antifaz para dormir, cascos para escuchar música, almohada/cojín para la espalda... Adicionalmente, en cada asiento hay una pantalla individual en la que puedes elegir entre una gran variedad de películas, series, videojuegos, música y guías turísticas, todo controlándolo con el mando que aparece en la siguiente fotografía. Todo esto en clase "Economy", la más barata. En la "Economy Premium" los asientos son significativamente más anchos, pero también era más cara. Y la clase "Bussiness" es impresionante, pero de eso mejor no hablamos por ahora. En definitiva, muy buen servicio, tanto a la ida como a la vuelta (y una de las azafatas japonesas se acordaba de mí en el viaje de vuelta ^^).


Mando para controlar los servicios que ofrece el avión a los pasajeros.

Llegamos a Japón sin contratiempos, aunque con un poco de retraso sobre la hora prevista, tras un larguísimo viaje de 12 horas desde Londres (a lo que hay que sumar las 2 horas que hicimos desde Madrid hasta Londres y el tiempo de espera en el aeropuerto entre un vuelo y otro).

Después de recoger las maletas y pasar los controles de inmigración, donde un amable japonés me sonríe al ver que he declarado llevar queso en la maleta, nos dirijimos a hacer lo primero que hay que hacer: canjear el Japan Rail Pass.

El JRP, para quien no lo sepa, es un pase que sólo pueden adquirir los extrajeros o gente que viva fuera de Japón y que sirve para viajar de manera gratuita por toda la red JR, que incluye los trenes bala Kodama y Hikari, aunque no el Nozomi. Si vamos a visitar varias ciudades de Japón, es una maravillosa opción. Además, sirve para la línea circular de tren urbano Yamanote, en Tokyo, así como para otras redes de trenes del grupo JR. Se puede viajar tantas veces o kilómetros como se quiera durante el periodo de tiempo que hayamos comprado.

Hay pase para 7, 14 y 21 días (siempre han de ser consecutivos, contando a partir del primer día en que se use). En nuestro caso, como estaremos 7 días (el octavo día nos vamos), adquirimos el pase para 7 días, que cuesta actualmente 28.300 ¥, unos 230 € al cambio. Recordad que sólo se puede comprar fuera de Japón, así que tenéis que adquirirlo antes de ir y os darán un resguardo que podréis canjear en Japón por el JRP, en el propio aeropuerto de Narita lo podéis hacer. En el enlace de arriba tenéis toda la información así como los precios y los lugares donde podéis adquirirlo antes de ir y canjearlo una vez en Japón. Por ejemplo, nosotros lo compramos en JTB viajes (Jaltour), son rápidos y muy amables y se puede ir en persona o gestionarlo por correo electrónico y transferencia bancaria.


El Japan Rail Pass junto al pasaporte, el resguardo del billete de ida Londres - Tokyo, una etiqueta de la compañía aérea para la maleta facturada y, en el centro, el billete de asiento reservado para el Narita Express de Narita a Tokyo (gratis, gracias al JRP).

Como la duración del Japan Rail Pass es de 7 días, pero es el octavo día cuando nos vamos, no nos serviría para ese último día, con lo cual, antes de abandonar el aeropuerto de Narita, también sacamos ya el billete de vuelta Tokyo - Narita para el lunes día 5 de abril, evitando con ello posibles problemas de última hora.

Tras una breve hora de Narita Express para llegar a Tokyo y unos 30 minutos de metro posteriores llegamos por fin a Asakusa, donde tenemos el hotel. Entre el jet lag, las pesadas maletas y llevar todo el día viajando todavía no hemos asimilado que estamos en Japón, sin embargo, ¡nos queda toda la tarde por delante!

Y como sé que lo que más queréis son fotos de Japón y anécdotas de Japón, no me extiendo más con el viaje y voy preparando ya la siguiente entrada con el primer día en Japón: Tokyo - Asakusa y Ginza.

またね!

26 de abril de 2010

Comments (5)

On 26 de abril de 2010, 23:27 , Leticia dijo...

Que chulo =) lo seguire sin duda, lo cuentas muy pero que muy bien, y me alegro de que haya sido una experiencia bonita, la verdad es que te lo mereces. Un beso.

 
On 26 de abril de 2010, 23:29 , Leticia dijo...

De que este siendo*

 
On 27 de abril de 2010, 22:38 , Carlos dijo...

Sabes mantener la tensión, ¿eh?

La verdad es que ese día tuvo que ser una paliza impresionante. Me imagino a mí en esa situación totalmente desplomado.

Parece que tuvísteis bastante suerte en el avión.

Bueno, ya estoy esperando la siguiente entrada.

 
On 29 de abril de 2010, 0:54 , Kitiara dijo...

Que bien esta explicado!
Me gusta mucho los detalles :) y las fotos!
Da muchas mas ganas de ir para Japón!
Gracias :D
Besito

 
On 29 de abril de 2010, 17:47 , Laura Digi dijo...

Que bien redactado, eso si, parece extresante, claro que merece la pena, espero la siguiente entrada! un besote.